ChismoPan es un emprendimiento de un grupo de jóvenes uruguayos. Se trata de bolsas de papel para alimentos, 100% amigables con el medio ambiente por el origen del material y las tintas ecológicas que se utilizan. Aprovechando estas características, desarrollaron una nueva plataforma de comunicación de anuncios barriales en las mismas bolsas, poniendo a los anunciantes en la mesa de sus consumidores. Basados en el concepto de la “chismosa” tan arraigado en el imaginario de los montevideanos fue que desarrollaron esta idea que le da un nuevo enfoque a 2 mundos que ya existían pero en paralelo y que ahora se unen en un producto nuevo que respeta a la naturaleza y brinda un servicio a la comunidad.

Las bolsas de ChismoPan son para las panaderías y los diseños se elaboran para cada barrio de Montevideo, dando la posibilidad a los anunciantes de comunicarse directamente con sus consumidores. Además, la plataforma prevé utilizar espacios para mensajes de interés social.

Necesidad

La empresa debía posicionarse como un actor innovador en la comunicación de la ciudad pero manteniendo las tradiciones de antaño. Debía comunicar que había llegado para revalorizar las costumbres que se han ido perdiendo, volver a lo humano, al relacionamiento directo.

Solución

Cuando comenzamos a trabajar, nos dimos cuenta que ChismoPan debía ser una marca que llevara consigo el concepto de barrio, la ciudad de antes en donde la vecina paraba a conversar con el vecino de camino al almacén. Por eso, la marca debía respirar un aire vintage, transmitir el aroma al pan recién salido del horno, recordar a la cocina de la abuela y al almacén de la esquina.